22/7/16

Expediente Warren: El caso Enfield (The Conjuring 2)

'Expediente Warren: El caso Enfield', vuelve el exceso.


Posiblemente una de las películas de género que más expectativas a logrado en años. La culpa la tiene 'Expediente Warren: The Conjuring', una maravilla que James Wan se sacó de la manga uniendo el añorado terror ambiental con gotitas del cine más comercial actual. Y el problema, irremediablemente, viene de la temida comparación.

En 2013 todo era nuevo. Nadie esperaba algo que pasase a la posteridad, si bien habíamos disfrutado de anteriores obras del director como 'Saw' o 'Insidious', era difícil adivinar la que se nos venía encima con aquella joyita.

Esta vez todos estábamos listos, ansiosos y sedientos de buenas atmósferas, momentos de tensión y repuntes humorísticos y musicales para embellecer el conjunto. Y lo cierto es que lo ofrece, todo lo bueno de la primera está en la segunda, pero todo lo que supo esquivar, aquí aparece como si siempre hubiese estado presente, como si nadie hubiese destacado su ausencia como algo positivo.

Volvemos a disfrutar de grandes momentos de tensión filmados con un gusto envidiable, cierto, pero terminan en una insoportable subida del audio para disfrute de amantes del terror de los 2000.

Vuelve el misterio de lo oculto en el más allá, pero se hace visible desde el inicio con hasta tres representaciones de monstruos que no terminan de apetecer y que son absolutamente expuestos antes de llegar ni a la mitad del metraje. Dame una entidad maligna, no a la mezcla de Jack Skellington y Marilyn Manson. Asusta mucho más el retrato cuando sólo es un retrato, la imaginación siempre es mucho más aterradora que unos afilados dientes ensangrentados sin ningún sentido.

Vuelven las canciones que nos sitúan en la época, pero esta vez metidas a capón y usando recursos tan manidos como el picadito de imágenes londinenses con el 'London Calling' de The Clash que termina uniendo el delay final con una conversación. Joder que me encantaba el tema, pero odio esa mierda desde que la usaron por décima vez para lo mismo.

Y en cuanto al caso real, digamos que si en la de 2013 se usaba la experiencia verídica de los Perron como punto de partida y fondo para que Wan ampliase con elementos cinematográficos, aquí no es más que la introducción de una sobrecargada historia que busca un final de resolución detectivesca, mucho más cerca de encontrar al asesino de puzzle que de exorcizar a nadie.

En definitiva, una pena. Si esta fuese la primera, admito que estaría destacando todo lo bueno que tiene y diciendo que es una película más que competente, una recomendación interesante para los amantes del género. Pero, como viene de donde viene, es inevitable destacar sus tropiezos, elementos que hacen que disfrutemos muchos menos de sus aciertos y que nos obligan a pensar que Wan, además de buen gusto, tuvo suerte.

Y ahora, porque sí, ordeno sus películas como a mí me gustan:


Dos buenos tipos (The Nice Guys)

'Dos buenos tipos', glory bendit.


Cuando todo funciona, abandonas la sala con una sonrisa similar a la que debió poner el bueno de Shane Black al leer el guión terminado por primera vez.

Todo lo que apuntaba en 'Kiss Kiss, Bang Bang', y que tuvo que relegar a un escueto prólogo en 'Iron Man 3', explota por fin en su mejor película como director, y uno de sus tres mejores trabajos como guionista.

Viajar al noir Los Angeles de los 70 es siempre maravilloso, pero si además se hace desde el cachondeo y la exageración cartoon, el placer es tan embriagador como las sustancias en pantalla.

Los nunca demasiado expresivos Russell Crowe y Ryan Gosling se pican a ellos mismos, cediéndose espacio en pantalla cuando uno lo necesita pero divirtiéndose como nunca en los momentos descocados.

El guió de Black está lleno de regalos para las dos estrellas, pero también para un público ansioso de inmiscuirse en el misterioso asesinato de una actriz porno, la supuesta aparición de la difunta y la inexplicable huída de una amiga de la víctima.

La cámara se excede cuando quiere, como recordando que 'Sin City' y otras barrabasadas modernas son todas hermanas de padre, pero la mayoría del metraje está al servicio del guión y la ambientación, una dupla que se ha fundido en un solo ente placentero, como el whisky y los puros.

Una historia maravillosa, divertida y embriagadora, como lo que Paul Thomas Anderson no terminó de hacerle a Pynchon en 'Puro vicio' por respeto a la paranoia.

Green Room

'Green Room', cuando el bolo se complica.


Escrita y dirigida por Jeremy Saulnier, que ya llamó la atención con 'Blue Ruin', cuenta el problemilla con el que se topa una banda de punk de mala muerte al tocar en un garito nazi. Al principio la tensión se sostiene por aquello de que los extremos se juntan, pero una sorpresita en el backstage dejará al grupo encerrado y rodeado de skinheads con ganas de sangre.

Tensa, agobiante e inclemente con el espectador, la cámara baila entre el encierro de los asediados y los planes de los que amenazan desde fuera.

Con un reparto plagado de caras más o menos nuevas, terminan destacando los que sí tienen nombres conocidos como Imogen Poots y Anton Yelchin, perfectos en sus roles acobardados, o el mismísimo Patrick Stewart como ingobernable mandamás de los violentos.

Título a recomendar a todo amante de la tensión, imprescindible para aquel que haya tocado con una banda en garitos en los que, en algún momento, ha pensado en salir por patas. Si no te interesa nada de esto, tiene otra excusa más: ver una enfrentamiento entre el Capitán Jean-Luc Picard y el nuevo Chekov.

Warcraft: El origen (Warcraft)

'Warcraft: El origen', armaduras gordas, orcos descoloridos.


Excusatio non petita accusatio manifesta, pero como nos conocemos: soy consumidor de fantasía habitual y antiguo jugador de 'Warcraft II: Tides of Darkness' y 'Warcraft III: Reign of Chaos'. Pese a no haber caído en las redes del 'World of Warcraft', creo que estoy muy cerca de ser el público objetivo de esta película. Y dicho esto...

Uno de los mundos más exitosos de la historia de los videojuegos online llega a la gran pantalla, y lo hace de la mano de Duncan Jones, promesa del cine de ciencia ficción con un par de títulos absolutamente recomendables en su haber.

Universal lo ha dado todo, incluyendo en ciertos carteles un "The Beginning" que ha permanecido junto al título español y que tiene como finalidad dejar clara la intención de principio de franquicia, como si quisiesen hipotecarse al estilo Disney y presentar un calendario de secuelas a diez años vista.

Tenían la intención, un buen equipo y un material complejo pero con posibilidades, ¿cuál ha sido el problema? Supongo que no han logrado domar a la bestia.

El guión de Charles Leavitt y el propio Jones, nos presenta a una miríada de personajes en pleno conflicto, muy preocupados por lo que están haciendo, como si esta fuese la batalla de su vidas. Cuando conseguimos entender el escenario, descubrimos que aun no sabes que sí, que puede que se enfrenten a un acontecimiento clave, pero que cuando la cinta comienzo aun no tenían ni idea, ¿por qué tanto mosqueo?.

Esa preocupación constante por casi nada, logra quitar importancia a los conflictos cuando por fin llegan. Encontrarnos a todo bicho viviente inmerso en una supuesta aventura sin presentación previa, hace imposible posicionarse con nadie. A esto no ayuda el soberano esfuerzo en lograr personajes blancos en ambos bandos, dejando que ese choque entre dos mundos parezca solo el capricho de un tipo al que tampoco terminan de tragar sus propios seguidores.

Todo esto avanza a trompicones, abriendo todas las subtramas necesarias para ramificar el ansiado futuro de la franquicia, ignorando por el camino a los pobres espectadores de esta presentación.

Solo los más versados entenderán cada decisión tomada y, aunque algunos sigan defendiendo que eran el único target, lo invertido no es si no una prueba tangible de su error. Esta película no está pensada para satisfacer a académicos y críticos de mirada altiva, pero tampoco para esquivar a todo aquel que no conozca el cuento de antemano o no se contente con repetir en otro formato.

Eso sí, Duncan Jones está perdonado. Dirigió 'Moon', puede hacer lo que quiera.


10/7/16

Tres recuerdos de mi juventud (Trois souvenirs de ma jeunesse)

'Tres recuerdos de mi juventud', y la chica que transcurre por ellos.


Otra de las elegidas para terminar una jornada a las tantas en San Sebastián, arriesgándome a que el director, Arnaud Desplechin, quisiese colar algo tan plano como su anterior 'Jimmy P.'.

La verdad es que mejor sí que es, aunque no sé si como para hacer ese esfuerzo de la vigilia festivalera. La trama repasa la infancia de un joven francés que recuerda la difícil convivencia con su madre, un curioso viaje de estudios y la turbulenta gran relación sentimental con la mujer de su vida.

Desordenada y arrítmica, 'Tres recuerdos de mi juventud' funciona durante la hora y cuarto que dura la historia de los jóvenes enamorados. Los 30 minutos iniciales despistan marcando un esquema que nunca se sigue, y el epílogo final no termina de estar bien resuelto. Si nos quedamos con esa sección que debería ser la película en sí, la nota media sube. Pero, como no es así, pues no.

Lobo (Theeb)

'Lobo', paseo otomano.


Nominada por Jordania a mejor película de habla no inglesa en la pasada edición de los Oscar, la opera prima de Naji Abu Nowar es una tensa aventura por el desierto, un versión a escala 'Lawrence de Arabia' sin la magia de aquella pero con buenas intenciones.

Sigue el día a día de Theeb y Hussein, dos hermanos beduinos que guían a un oficial del ejército británico hacia un pozo camino de la Meca.

El problema radica en su tono, demasiado dramático para ser una epopeya de descubrimientos pero floja como para thriller de supervivencia. Ese terreno entre ambos mundos hace que. al final, se olvide con facilidad.

2/7/16

X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse)

'X-Men: Apocalipsis', el fin del mundo, onemoretime.


Al final, la culpa la tiene Matthew Vaughn. Tras los dos grandes primeros capítulos con los mutantes, la cosa se vino abajo a la tercera, pura inercia, y con el ridículo exploitation de Lobezno. Nos podíamos haber quedado ahí, pero no, a Vaughn le picó el gusanillo y reformuló el invento con la que hasta ahora sigue siendo la mejor entrega.

Fue entonces cuando Bryan Singer se enfadó y dijo que la pelota era suya, que iba a jugar él. Y lo cierto es que tiene su encanto, sabe hacer varios trucos que no puedo negar que no sean como para aplaudir, pero los repite tanto que dejan de asombrar.

Y ese es el principal problema de esta película, un título que me hubiese fascinado de llegar antes que el resto, bajando así la nota de sus predecesoras en ese hipotético futuro pasado. Y si os estáis liando, es porque estoy intentando hacer un homenaje a la imposible línea temporal del mundo mutante cinematográfico.

Los nuevos funcionan, el grupo formado por Cíclope, Jean Grey, Rondador y Júbilo promete. En el bando enemigo la cosa no está tan clara, ni el diseño de Apocalipsis funciona ni se ha logrado que impresione su séquito. Tormenta se salva, espero con ganas su incorporación a la pandilla molona, pero Angel y Psylocke no terminan de servir para mucho.

James McAvoy y Michael Fassbender siguen cumpliendo, porque no saben cómo no hacerlo, pero la rutina y la falta de un director con verdaderas ganas de asombrar parecen ir minando a los personajes. Esto se acentúa especialmente en una Jennifer Lawrence apática y desesperada por salir del rodaje, haciendo que sus escenas sean aun más incómodas que las de los capítulos finales de 'Los juegos del hambre'. Si saben que no quiere, ¿para qué la invitan?

Y el resto es una repetición de patrones: Magneto está exiliado, se une con los malos por motivos equivocados, su gran poder hace que deban intervenir sus colegas, entra en razón, salva el mundo y, apenado, se exilia. Y vuelta a empezar.

La reiteración hace que Singer no solo calque bases argumentales, si no detalles específicos que en su día funcionaron. ¿Os gustó la genial escena de Quicksilver? Pues aquí la tenéis otra vez, pero mucho más larga y sin el elemento sorpresa. Queredme.

Una cinta a medio camino, la peor de las buenas, la mejor de las malas y, curiosamente, con el mejor momento del sixtipidor de las garras en toda su carrera como tipo enfadado con patillas.

Aquí mi muta-ranking, que si no lo pongo reviento:


Más allá de las montañas (Shan he gu ren)

'Más allá de las montañas', la vida es lo que tiene.


Esta producción china cerró una de mis maratonianas jornadas en San Sebastian, puede que erroneamente. La culpa sólo la tengo yo, que ya sé que ver a Jia Zhangke de madrugada es deporte de riesgo, pero así programo los horarios: sin red.

Un relato en tres momentos temporales diferentes que comienza con un trio de amigos en 1999, justo cuando ella debe decidir con quién quedarse. Los dos tercios restantes de la peli corresponden a las consecuencias de su decisión en 2014 y 2025, especialmente en lo que concierne a su hijo.

El olvido de algún personaje, la actuación regulera de otros y la tontería imperante, podrán echar para atrás a aquellos que desconozcan las libertades que suele tomarse el director. Más fácil de olvidar que de ver, contiene grandes momentos pero, en general, a mi no me ha llegado como querría.

La bruja (The Witch)

'La bruja', ven a jugar al bosque, tenemos animales.


Menos mal que, de vez en cuando, pasan cosas como estas. Milagros macabros y oscuros, envueltos en una bruma hipnótica que te lleva de la mano hacia donde sabes que nunca deberías dirigirte. Una orgía de religión, paganismos y sombras compartidas donde bailar alrededor de una hoguera.

Bendito sea Robert Eggers, porque nos ha llevado a uno de los rincones y momentos más encantadoramente enfermos de nuestra existencia. Una Nueva Inglaterra embarrada, llena de hombres temerosos de Dios y mujeres asustadas del hombre. Casi parece que el maligno se paseaba sin reparo entre sus iguales a mediados del XVII.

Un reparto perfecto, comandado por el desmesurado Ralph Ineson y con Anya Taylor-Joy como la cegadora luz oscura que nos atrae como moscas a la miel.

Y Black Phillip, o el conejo, o el cuervo, o donde decida Eggers que debemos entender que ha decidido posarse lo podrido, corrompiendo todo a su paso y apagando la tenue luz que casi pedía a gritos dejar de existir.

Un regalo del de abajo, ataviado de clásico, como sabiendo que, en el fondo, los dos bandos se quedaron encerrados en la época en la que los de aquí decidimos que estaban más presentes.

Huíd los que prefiráis el terror de los 90/00, aquél de otorragias sorpresivas, que en una película con este título os hubiese mostrado a una bruja.

Si aun dudas, o si has disfrutado y ahora necesitas más, hice este listado de recomendaciones a las que me olía esta película para Fotogramas.es:

5 películas que inspiraron ‘La bruja’, y otras 20 que rondan parajes similares

30/6/16

Estrenos julio 2016

01/07/16
Independence Day: Contraataque (Independence Day: Resurgence) - Trailer - Crítica 4'5
Antes de ti (Me Before You) - Trailer
Esperando al rey (A Hologram for the King) - Trailer
Demolición (Demolition) - Trailer
Todos queremos algo (Everybody Wants Some!!) - Trailer
Un amor de verano (La belle saison) - Trailer
Mi panadería en Brooklyn (My Bakery in Brooklyn) - Trailer
1944 - Trailer
Cuerpo (Cialo) - Trailer

08/07/16
Un espía y medio (Central Intelligence) - Trailer - Crítica 5'5
Money Monster - Trailer
Mi amigo el gigante (The BFG) - Trailer
Viva - Trailer
El verano de Sangaile (Sangailes vasara) - Trailer
Sutak, nómadas del viento (Sutak) - Trailer
Todo saldrá bien - Trailer

15/07/16
Ice Age: El gran cataclismo (Ice Age: Collision Course) - Trailer
La clase de esgrima (Miekkailija) - Trailer
Infierno azul (The Shallows) - Trailer
Election: La noche de las bestias (The Purge: Election Year) - Trailer
Premonición (Solace) - Trailer
Theo & Hugo, Paris 5:59 (Théo et Hugo dans le même bateau) - Trailer
600 Millas - Trailer
The Duke of Burgundy - Trailer

22/07/16
Ahora me ves 2 (Now You See Me 2) - Trailer
La leyenda de Tarzán (The Legend of Tarzan) - Trailer
La correspondencia (La corrispondenza) - Trailer
Lolo, el hijo de mi novia (Lolo) - Trailer
Caballo ganador (Dark Horse) - Trailer
Un hombre de altura (Un homme à la hauteur) - Trailer

29/07/16
Zipi y Zape y la isla del Capitán - Trailer
Jason Bourne - Trailer
Malas madres (Bad Moms) - Trailer
La passion d'Augustine - Trailer
Miles Ahead - Trailer

25/6/16

Absolutamente todo (Absolutely Anything)

'Absolutamente todo', risas british.


Atraídos por la presencia sonora de los Python, o por el aun rentable Simon Pegg como cabeza de cartel, los aficionados se toparan con una divertida y olvidable anécdota que, al no llegar a los 90 minutos, logra llegar al final de un modo más que digno.

Con eso está todo dicho, y es que no hay nada malo que señalar pero tampoco se puede uno explayar más con lo que ofrece. Imprescindible en versión original, al menos si se quiere disfrutar del inmortal grupo británico y del último trabajo a estrenar de Robin Williams, que dobla a un perro bien majo.

Terry Jones se sigue divirtiendo, eso es lo que importa. Al menos es lo que saco en claro de esta comedia que huele a Inglaterra en cada gag. Nadie lamentará su visionado, pero ya no me acuerdo de prácticamente nada.

22/6/16

Nocturna 2016, palmarés y cierre

Se acabó la fiesta, se encendió la luz, se abrieron las puertas y conectamos los móviles en busca del pajarito.

Ha sido un año flojo, no lo vamos a negar. Los recortes aparecieron y, en su cuarta edición, #lanocta se volvió austera. La organización, tan volcada como siempre, ha evitado que se note más allá de en lo inevitable. Luis M. Rosales y José Luis Alemán han salvado la papeleta un año más, pero miedo me da pensar en que lleguen a enero de 2017 con el mismo marrón encima y, lógicamente, nos dejen sin pesadillas.

Este ha sido el polémico palmarés del año:

Sección Oficial:
· Premio Nocturna Paul Naschy mejor película: 'Polder' de Julian M. Grünthal y Samuel Schwarz.
· Premio Nocturna mejor director: Julian M. Grünthal y Samuel Schwarz por 'Polder'.
· Premio Nocturna mejor guión: Samuel Schwarz por 'Polder'.
· Premio Nocturna mejores FX: 'Polder'.
· Premio Nocturna mejor actriz: ex aequo a Nina Fog por 'Polder' y Zoë Bell por 'Camino'.
· Premio Nocturna Vincent Price mejor actor: Christoph Bach por 'Polder'.

Dark Visions:
· Premio Nocturna mejor película: 'Patient' de Jason Sheedy.

Madness:
· Premio Nocturna-Buzz mejor película: 'Patchwork' de Tyler MacIntyre.
· Mención especial del jurado Nocturna-Buzz: 'I Had a Bloody Good Time at House Harker' de Clayton Cogswell,  por su apoligía de la serie B y recuperar el espíritu de la Troma.

· Premio del público: 'I Had a Bloody Good Time at House Harker' de Clayton Cogswell.

· Mejor corto internacional: 'Portal to Hell!!!' de Vivieno Caldinelli.
· Mejor corto nacional: 'Behind' de Ángel Gómez Hernández.

· Premio Blogos de Oro mejor película: 'Summer Camp' de Alberto Marini.

· Mención especial Blogos de Oro: 'Keeper of Darkness' de Nick Cheung.

La multitud de premios a 'Polder' no terminó de convencer a un público que se tomó el asunto con sentido del humor y terminó coreando el título de la película tras cada anuncio. Los miembros del jurado de la Sección Oficial, Eduardo Casanova, Gerardo Herrero y Jesús Ulled Nadal, prefirieron no dar explicaciones.

El griterío se volvió ensordecedor cuando recibió el premio el equipo de 'I Had a Bloody Good Time at House Harker'. Con griterío ensordecedor me refiero a mí mismo y al resto de mandanguers que decidimos tomar el volumen como ofrenda.

Para dejar constancia una vez más de lo bueno y lo malo de este mundo, aquí dejo las pelis vistas ordenadas según mi criterio, que es el que importa.


Para un servidor ha sido un placer quejarme pase tras pase, sufrir lo indecible en la sala 2 y vivir a base de Monster y buenos alimentos durante una semana. Me llevo muchas horas de cine, un grupo de inquebrantables galos y dos firmillas mitómanas que acompañan esta entrada, porque para qué las quiero si no es para presumir.



La oscuridad, la locura y los gritos primigenios se han vuelto a instalar en Madrid durante 7 gloriosos días. Si hemos llegado a la cuarta, lo malo ya debería haber pasado. Nos vemos el año que viene, si Cthulhu quiere, claro.

18/6/16

Estrenos junio 2016

03/06/16
Warcraft: El origen (Warcraft) - Trailer - Crítica 4'5
Una madre imperfecta (The Meddler) - Trailer
Quizás - Trailer
Idol (Ya Tayr El Tayer) - Trailer
Las mil y una noches: Vol. 1, el inquieto (As Mil e Uma Noites: Volume 1, O Inquieto) - Trailer
Steve McQueen: The Man & Le Mans - Trailer
Fatima - Trailer
El reino de los monos (Pourquoi j'ai pas mangé mon père) - Trailer
Acantilado - Trailer
Francofonía - Trailer
Nuestros amantes - Trailer
Política, manual de instrucciones - Trailer

10/06/16
Green Room - Trailer - Crítica 7'5
Dos buenos tipos (The Nice Guys) - Trailer
Summer Camp - Trailer
Rumbos - Trailer
Eddie el Águila (Eddie the Eagle) - Trailer
Albert - Trailer
Si Dios quiere (Se Dio vuole) - Trailer
Las amigas de Ágata (Les amigues de l'Àgata) - Trailer
Las mil y una noches: Vol. 2, el desolado (As Mil e Uma Noites: Volume 2, O Desolado) - Trailer
Amor de mis amores - Trailer

17/06/16
Expediente Warren: El caso Enfield (The Conjuring 2) - Trailer - Crítica 6'5
Ninja Turtles: Fuera de las sombras (Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows) - Trailer
Capitán Kóblic (Kóblic) - Trailer
Mi "perfecta" hermana (Min lilla syster) - Trailer
Grandes familias (Belles familles) - Trailer
Las mil y una noches: Vol. 3, el embelesado (As Mil e Uma Noites: Volume 3, O Encantado) - Trailer
Mi hija, mi hermana (Les cowboys) - Trailer
Entre amigos (Entre amis) - Trailer
Amor tóxico - Trailer
Zoran, mi sobrino tonto (Zoran, il mio nipote scemo) - Trailer
La leyenda de Barney Thomson (The Legend of Barney Thomson) - Trailer

22/06/16
Buscando a Dory (Finding Dory) - Trailer
Dioses de Egipto (Gods of Egypt) - Trailer
7 diosas (Angry Indian Goddesses) - Trailer
The Program (El ídolo) (The Program) - Trailer
Desde allá - Trailer
La orilla (Beira-Mar) - Trailer
Un hombre de altura (Un homme à la hauteur) - Trailer
Malditos vecinos 2 (Neighbors 2: Sorority Rising) - Trailer
Phantom Boy - Trailer
Pozoamargo - Trailer
Benidorm mon amour - Trailer

13/6/16

Nocturna 2016, día 6: Destape, tenis, otorragias y pastiches

Sexto y último día, y no porque lo sea, que hay uno más, si no porque añado también lo acontecido en el séptimo, para ir ahorrando tiempo. El palmarés no, merece su entrada correspondiente que aquí ya hay suficiente jaleo. Venga, al tajo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Escalofrío' fue el título escogido este año para reivindicar el "spanish horror", una bonita tarea de Nocturna que ha sido un acierto no eliminar ni en este año de recortes.

Una acertada mezcla de misterio, satanismo y erotismo que encierra a dos protagonistas y a sus huéspedes en una casa de campo durante todo el metraje.

Repleta de todos los tics y manías del género en la época, algo que se disfruta para bien, merece formar parte del sello de Piquer Simon, por mucho que torturase al pobre Carlos Puerto mientras dirigía. Además, empieza con un plano de Jiménez del Oso mirando a cámara diciendo: "Satanás existe porque existe el mal". Sólo por eso ya cumple.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'The Open' era jugárselo todo en el punto de partido. Última película de la sección Dark Visions, un peligroso apartado donde hay que sufrir mucho pero en el que se suelen esconder los diamantes más curiosos. Y, mira tú por dónde, tocó.

Esta producción francesa es café cafa muy cafeteros, ideal para cuando tienes una de esas tardes en las que, por lo que sea, toca droga dura y efectiva. Bajo su título, la frase publicitaria no deja ninguna duda: "Cuando Federer se convierte en Mad Max... mientras Beckett se encuentra con Tank Girl".

La trama nos presenta un mundo postapocalíptico donde Stépahnie y su entrenador André se preparan para Roland Garros. Junto a ellos está aparece Ralf, un guerrillero al que han secuestrado y que termina uniéndose a su duro horario de ejercicios y tenis sin pelota.

Una nueva referencia en cuanto a la necesidad de aferrarse a una ficción para escapar de la realidad, es decir, el cine en sí mismo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Expediente Warren: El caso Endfield', es posiblemente una de las películas de género que más expectativas a logrado en bastante tiempo. La culpa la tiene 'Expediente Warren: The Conjuring', una maravilla que James Wan se sacó de la manga uniendo el añorado terror ambiental con gotitas del cine más comercial actual. Aquella cerró la primera edición, esta clausuraba la presente en una suerte de fin de ciclo de los cuatro primeros años de un certamen que esperemos que viva muchos años más. Y el problema, precisamente, viene de la inevitable comparación, ya sea de una cosa o de otra.

Aquella vez en 2013 todo era nuevo. Nadie esperaba algo que pasase a la posteridad, si bien muchos habíamos disfrutado de anteriores obras del director como 'Saw' o 'Insidious', era difícil adivinar la que se nos venía encima con aquella joyita.

Esta vez todos estábamos listos, ansiosos y sedientos de buenas atmósferas, momentos de tensión y repuntes musicales y humorísticas para embellecer el conjunto. Y lo cierto es que lo ofrece, todo lo bueno de la primera está en la segunda, el problema es que todo lo malo que supo esquivar, aquí aparece como si siempre hubiese estado presente, como si nadie hubiese destacado su ausencia como algo positivo.

Volvemos a disfrutar de grandes momentos de tensión filmados con un gusto envidiable, cierto, pero terminan una insoportable subida del audio para disfrute de amantes del terror de los 2000. Vuelve el misterio de lo oculto en el más allá, pero se hace visible desde el inicio con hasta tres representaciones de monstruos que no terminan de apetecer y que son absolutamente expuestos antes de llegar ni a la mitad del metraje. Dame una entidad maligna, no Jack Skellington y a Marilyn Manson. Asusta mucho más el retrato cuando sólo es un retrato, la imaginación siempre es mucho más aterradores que unos afilados dientes ensangrentados sin ningún sentido.

Vuelven las canciones que nos sitúan en la época, pero esta vez metidas a capón y usando recursos tan manidos como el picadito de imágenes londinenses con el 'London Calling' de The Clash que termina uniendo el delay final con una conversación. Joder, odio esa mierda desde que la usaron por décima vez.

Y en cuanto al caso real, digamos que si en la de 2013 se usaba la experiencia real de los Perron como punto de partida y fondo para que Wan ampliase con elementos cinematográficos, aquí no es más que la introducción de una sobrecargada historia que nada tiene que ver con lo ocurrido y que busca un final de resolución detectivesca, mucho más cerca de encontrar al asesino de puzzle que de exorcizar a nadie.

En definitiva, una pena. Si esta fuese la primera, admito que estaría destacando todo lo bueno que tiene y diciendo que es una película más que competente, una recomendación interesante para los amantes del género. Pero, como viene de donde viene, es inhabitable destacar sus tropiezos, elementos que hacen que disfrutemos muchos menos de sus aciertos y que nos obligan a pensar que Wan, además de buen gusto, tuvo suerte.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Patchwork' fue la gamberrada de cierre, una cinta que busca recordad a productor como 'Re-Animator' con una renovación digital y sin ocultar su condición de comedia tontorrona desde el inicio.

El resultado es un relato divertido que podría haberlo sido mucho más de proliferar los mediometrajes. Como esto no ocurre, los cuarenta minutos de buenas ideas se alargan hasta un producto de 86 que hace lo que puede con llegar al final con algo de dignidad.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Estirpe' se pudo ver el domingo, el día de la recogida, pero como ya he dicho la cuelo aquí porque soy así de chulo. Una de esas producciones locas españolas de colaboraciones infinitas, donde hasta aparece un tweet de un servidor que había olvidado absolutamente haber publicado. Esto, claro, hizo que me viniese muy arriba. La película de #lanocta, no hay duda.

El problemilla de 'Estirpe', a diferencia de otros productor del palo como 'Faraday', es que entre locura y locura, pretende contar algo serio, logrando momentos lentos que no te crees salteados con chorradas como pianos que no entiendes por culpa de los frenazos.

Aun así, hay cositas salteadas que son glorit, como ver a Borja Crespo molando, a Nacho Vigalondo en modo vigalonder, a Sergio Peris-Mencheta siendo el mejor actor de la película, a Igtanius Farray como mad doctor o a mi tweet, que de verdad que sigo flipando.

-----------------------------------------------------------------------------------------------
Y hasta aquí lo visto. Un placer este juego imposible de elegir cautelosamente los títulos a visionar para terminar entrando en los peor valorados siempre. Soy un imán.

3/6/16

Nocturna 2016, día 5: españoles locos, bicicletas mojadas, la luna llena y la estaca ensangrentada

Quinto día de movida en los Palafox con la excusa de #lanocta. Hoy me toca defender hasta donde pueda un producto que no le ha gustado a nadie, así que vengo guerrillero. Coged el machete.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Camino' llegó a Nocturna de la mano de Nacho Vigalondo, villano de la cinta que nos explicó que el viaje a Hawai para el rodaje había sido el mayor incentivo de su decisión de participar.

Josh C. Waller nus cuenta como una fotógrafa de guerra viaja a Colombia para hacer un reportaje sobre el penúltimo salvador de la región. Resulta ser un tipo tan oscuro como parecía y, una vez descubierto el pastel, lo que nos queda es un buen rato de huída selvática, una especia de 'Depredador' donde Vigalondo es el predator y la tarantiniana Zoë Bell es el Chuache.

Sólo por tener ahí al de Cabezón de la Sal haciendo de una especie de Willy Toledo venido arriba, a mí ya me vale. Además las pelis de selva ganan puntos por sí solas.

Otra cosa es que esté de acuerdo con mis compañeros cuando señalan la deficiencia de una fotografía a oscuras que casi parece en blanco y negro, la poca credibilidad de la pobre Bell o lo forzado que está todo el asunto de "la espiral", pero joder, no está mal, dejadme en paz.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Cold Moon' era ese título del que, no entiendo por qué razones, se habla con ganas desde el inicio del festival. Una de las pelis más esperadas terminó descubriéndose como un ridículo telefilm mal interpretado y con elementos visuales de vergüenza pura.

Las risas en la sala no estaban buscadas por su director, pero en el tercer arco de la película fueron incesantes, especialmente con la aparición estelar de Bitelchús.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Un hombre lobo americano en Londres' supuso un repentino soplo de aire frescos en nuestros sobrecargados glasos. Que esto lo tenga que hacer un título del 81...

John Landis subió al escenario a presentar su obra entre aplausos de los que esperábamos ansiosos ese viaje a la campiña que termina regular, la inevitable relación enfermera/paciente y esa locura final con accidente múltiple incluido.

No sólo no ha envejecido mal, si no que tiene esa textura de la edad que hace que aquel pub donde odian a los forasteros sea más atrayente que nunca.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'I Had a Bloody Good Time at House Harker' fue la sesión golfa y, gracias al oscuro, funcionó como tal.

Clayton Cogswell y su grupo de protagonistas asistieron emocionados al primer pase de su película y, a juzgar por lo oído en la sala, todos terminamos tan entusiasmados como ellos.

La película es una gamberrada donde se juega con perdedores que intentan sobrevivir en su pueblo contando una historia de vampiros que, cómo no, termina haciéndose verdad. La celeridad de sus 80 minutos permiten contar muchas cosas en poco tiempo y disfrutando del camino, sin olvidarse de ningún ingrediente fundamental en este tipo de películas. Una comedia a recomendar, especialmente si es con un buen grupo de desalmados y algo de piki piki.

-----------------------------------------------------------------------------------------------
Y se acabó, queda un día más y la propina, al menos hoy nos vamos muy contentos a la cama con el cierre doble en alto.

1/6/16

Nocturna 2016, día 4: risas no muertas, rituales con hambre y el grifo que no cesa

Cuarta jornada de la cuarta edición de #lanocta. El día empezó complicadete, pero unos Monster después logré cabalgar la ola del sueño. Vámonos.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Sensoria' es eso que alarga una película de terror random de los 2000, pero durante sus larguísimos 80 minutos.

Con el único argumento de una mujer que llega a un piso con fantasmas, todo su metraje son ruidos que terminan en nada, grifos que gotean, gritos en mitad de la noche y más grifos que gotean.

Una cuesta arriba interminable que sólo ofrece consuelo cuando sales pronto de la sala y vuelves a ver la luz del sol.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'Night of the Living Deb' es el enésimo intento de repetir la insuperable 'Zombies party'. Aunque desde luego no lo logra, es innegable que un buen rato sí pasas.

Su humor tiende al surrealismo, recordando en ocasiones a sketches de series de animación pero no terminando de lanzarse al vacío, quedando en un extraño termino medio entre película de verdad y colección de gags.

El mero hecho de que me haya despertado, y que tenga a Ray Wise como miembro del reparto, ya suma puntos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

'The Hexecutioners' funciona, aunque a última hora del jueves algunos no hayan podido darse cuenta.

Parte de una interesante premisa: dos jóvenes trabajan ejecutando la eutanasia a domicilio en un futuro donde, por lo que sea, esto resulta un buen negocio. La situación se complica cuando un adinerado y esquivo cliente las hospeda en su mansión, esperando a que se aprendan el complejo ritual por el que quiere morir.

Lenta pero no alargada, la trama se va dejando caer sin demasiada sorpresa, siendo la humilde pero cuidada ambientación el mayor mérito del metraje. El clímax final, jugando con los colores y con una canción bien elegida, supone un subidón interesante para cualquiera que buscase emociones fuertes esta semana.

-----------------------------------------------------------------------------------------------
Y hasta aquí, que mañana pasan cosas.