5/5/11

Scream 4

Hoy he visto Scream 4, una de universitarios alocados, generaciones encontradas, cuchillos afilados y cine dentro del cine dentro del cine… dentro del cine.
Más simple, más efectivo
Cuarta entrega de Scream: Vigila Quién Llama dirigida como no podía ser de otro modo por Wes Craven. El genio creador de Pesadilla en Elm Street y de la mitad de las pelis de terror de los ochenta que están sufriendo remakes desde hace diez años, nos presenta esta original continuación de su saga noventera. El espíritu que inunda la película es el mismo que el subtítulo promocional: “Nueva década. Nuevas reglas”. Por eso, pese a conservar la dinámica de las anteriores y no presentar absolutamente nada nuevo en cuanto a montaje o fotografía, Craven cambia finalmente de género, esta vez es una comedia.

No os dejéis engañar, Scream 4 está casi más cerca de Scary Movie que de Scream: Vigila Quién Llama. Si Scream 2 adolecía de ser más de lo mismo y Scream 3 era mucho más de lo mismo pero peor, esta vez es más de lo mismo pero con un tono diferente y con la misma calidad que la primera. El guión es un estudio de temas de actualidad y por eso esta peli será difícil de ver dentro de diez años pero volverá a ser interesante dentro de veinte.

El argumento nos cuenta como la pobre Sidney Prescott, prota de las otras tres, vuelve a Woodsboro, el pueblo que abandonó tras presenciar tanta sangre, para presentar un libro sobre su vida. Allí están Dewey Riley, ahora sherrif y Gale Weathers que ha dejado el periodismo para escribir ficción aunque parece que no le va bien. Pero claro, como Sidney está en el pueblo alguien vuelve a realizar llamadas telefónicas y a destripar chiquillos. El paso del tiempo hace que esta vez los que están en el punto de mira sean la prima adolescente y sus amiguitas y amiguitos.

Taran taran, taran tino.
Como veis la historia es la misma por cuarta vez, pero insisto, el tono es tan diferente que ahora cuando te ríes es porque quieren que lo hagas no porque sea ridículo. También es verdad que para disfrutar de la peli al 100% debes cumplir irremediablemente dos requisitos. Por un lado tener entre 18 y 28 años para haber visto la original en su día y que por tu edad te gustase. Por otro, solo si eres un freak cinéfilo vas a apreciar las toneladas de información y detalles al más puro estilo Tarantino, del que vemos algún póster. Parece que el bueno de Craven se ha obligado a sí mismo a seguir las reglas que van marcando los protagonistas para finalmente romperlas. Bueno, más o menos.

"Siempre están detrás" dice Mónica al final
Y es que la gracia de la peli es que dos de los chicuelos amenazados tienen un cineclub y están obsesionados con la saga “Stab”, una colección de siete pelis que existen solo en el universo de la película y que están basadas en los hechos acontecidos a la prota en las tres anteriores. El caso es que todo esto sirve de excusa para que estos dos locos por el slasher revisen durante toda la peli las nuevas reglas establecidas para secuelas, precuelas, reboots y demás excusas para alargar historias ya hechas. Con todo esto la película se ríe una y otra vez de sí misma y de su condición de cuarta parte de un producto agotado hace años. Sinceramente, me rindo ante la ironía de Wes Craven y Kevin Williamson, el guionista oficial de la saga.

Muy bonito hombre, muy bonito...
Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette son los tres personajes experimentados que unen las cuatro películas y que aquí están los tres mucho más exagerados y graciosos que en las anteriores. Especialmente la pareja, ex pareja en la vida real, de Cox y Arquette está geniales. Emma Roberts hace de primita y nueva victima de la locura y la absolutamente sexy Hayden Panettiere es su mejor amiga. Erik Knudsen y Rory Culkin, el menor del clan Culkin, son los cinéfilos del instituto. También podemos disfrutar de actuaciones cortas pero intensas de Anna Paquin y Kristen Bell. Adam Brody y Anthony Anderson tienen una conversación hilarante en un coche pero no puedo deciros como termina.

Si me tengo que quedar con alguna escena supongo que serían la larga introducción de introducciones llena de pullitas dirigidas a la saga Saw y a la misma Scream: Vigila Quién Llama, pero realmente con lo que he disfrutado es con la cantidad de material solo apto para ojos expertos. Las preguntas telefónicas en el clímax final son geniales, que Robert Rodriguez salga como director en los créditos de la primera parte de "Stab" es para morirse, pero que maten a una jovencita mientras sus amigas ven Zombies Party no tiene precio.
That's classic!
Aquí el tráiler. Si os gustó la primera y ahora estáis de vuelta de todo esta es la vuestra. Mientras tanto, ¿Cuál es tu película de terror favorita?. Un 6’95.

2 comentarios:

  1. Sí que te cuesta poner el 7 eh? jaja

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, esta tengo ganas de verla...

    El cartel podria servir para "Solo en casa"

    ResponderEliminar