7/3/11

Destino Oculto (The Adjustment Bureau)

Hoy he visto Destino Oculto (The Adjustment Bureau), un quiero y no puedo con gorritos y puertas.
No se si es más triste el título original o el español
Primera película como director de George Nolfi. Planos aburridos y monótonos que sorprenden en un par de ocasiones dónde parecen despertar cierto interés para finalmente volver a la austeridad y simplicidad que rige durante toda la cinta.

El argumento nos cuenta como un joven y prometedor político descubre por accidente que el destino de todos está escrito por un director (Dios) y supervisado por unos agentes (ángeles). Estos funcionarios del futuro se encargan con pequeñas acciones de mantener las decisiones de cada uno en el sentido en que deben tomarlas para que el plan se cumpla según lo estipulado. Al prota le dicen que no siga a una chica que acaba de conocer porque no está en su libro guía. Claro está que el chico se enamora en cuanto ve que no puede estar con ella y hace lo posible por cambiar su destino poniendo todo el sistema patas arriba. Al final convencen al “director” de que estaba equivocado y ellos tenían razón así que escribe otro destino y punto.

Me es difícil no compara esta película con muchas otras para explicar por qué hay elementos que a veces funcionan y otras no, así que no pienso esforzarme. Esta crítica va a estar plagada de películas que debéis ver ya que no puedo recomendaros la del titular pero muchos os quedareis con las ganas después del tráiler. Si es así, insisto en que veáis cualquiera de las vais a leer ahora.

La historia está basada en un relato de Philip K. Dick, autor que pese a ser difícil de adaptar a celuloide siempre ha tenido bastante suerte. No esta vez.
En esta escena fue cuando me di cuenta de que la cosa no iba bien
Para hacer que un argumento tan complicado e incluso cuestionable resulte atractivo y factible, se debe crear un mundo en el que quede bien. Blade Runner es el mejor ejemplo. Si todo es demasiado exagerado, hay que probar a forzar hasta el extremo y darle un toque algo más desenfadado, como en el caso de Desafío Total. Después de situar la trama en un lugar interesante y encontrar el tono adecuado para la película, hay que revisar los flecos argumentales y conseguir contar la historia con claridad pero de un modo dinámico. Eso tiene un nombre, Matrix. Puede ocurrir que en el ultimo momento lo que se pretende contar es demasiado confuso, en ese caso solo te queda llamarte Christopher Nolan y arreglarlo todo con planos tan majestuosos que al público se le olvide que no está entendiendo nada. Termino con este ejemplo porque creo que realmente Destino Oculto es la primera peli post Origen, copiando ciertos aspectos estéticos y pretendiendo explicar algo complicado e impactante. En esta el argumento es mucho más sencillo y no tiene tantos problemas para exponerlo, sin embargo, la precisión con la que Nolan blindó su guión para que nadie encontrase lagunas argumentales, no es algo de lo que pueda presumir Nolfi. Su libreto está plagado de inexactitudes y elementos muchas veces absurdos. El simple hecho de que los encargados del destino tengan que llevar un gorro para tener poderes es ridículo. No dejan claro tampoco en qué consisten esos poderes ya que parece que solo son capaces de llegar a sitios de un modo rápido gracias a puertas mágicas al estilo Monstruos, S.A., pero a veces también hacen movimientos con las manos y algo sucede en algún ligar. No puedo explicar mejor esto porque creo que simplemente no tiene explicación.

Bourne a tope
De todos modos, estos pequeños errores no son nada comparados con la tontería que supone en sí la mayoría de los pilares en los que se sustenta la película. Uno importante es que los humanos no pueden ser controlados por los agentes si hay agua cerca. Es decir, cuando llueve el prota salva la peli. Uno podría pensar que simplemente es una triquiñuela argumental que el guionista espera que pase desapercibida, pero no. En un momento determinado se excusan con la frase “es la manera que tiene el director de controlarnos”. Si son sus trabajadores y velan por que se cumplan sus órdenes, es como si un empresario apaga la luz de su oficina de vez en cuando para controlar a sus empleados y que no puedan hacer bien su trabajo.

Matt Damon es el protagonista y la verdad es que no puedo más. Mi churri tenía razón, el bueno de Matt solo tiene una cara y ya me está cansando. Emily Blunt es la chica y no puede parar de pensar que era una mezcla entre Marion Cotillard y Katy Perry. Anthony Mackie y Terence Stamp son algunos de los agentes aunque el que más destaca es John Slattery, el siempre dispuesto Roger Sterling de Mad Men.
El cuarto lleva mal el paso. No ha visto Mad Men.
Aquí tenéis el tráiler. Es el primer estreno de marzo que veo y la primera decepción, espero que esto mejore. Os gustará si sois unos incondicionales de las teorías filosóficas y no os importa el envoltorio. Un 3’5.

3 comentarios:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=9vGOkcty1aI

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja
    mi amor, me parto con el pie de foto de Mad Men... JAJAJAJA qué bobo eres...
    jajajaja


    GUAPO!

    ResponderEliminar