27/12/11

Rare Exports: Un Cuento Gamberro de Navidad (Rare Exports)

Hoy he visto Rare Exports: Un Cuento Gamberro de Navidad (Rare Exports), una de frías costumbres escandinavas.

El subtítulo es tan innecesario como ridículo
Primer largometraje del finlandés Jalmari Helander. Rare Exports: Un Cuento Gamberro de Navidad es la versión extendida de dos cortometrajes anteriores del director, Rare Exports Inc. y The Official Rare Exports Inc. Safety Instructions 2005, que podeis ver subtitulados en este y este otro enlace porque yo soy así, os lo doy todo hecho. Son realmente originales y, pese a que no son obligados antes de ver la peli porque no sigue la misma línea argumental, sí son muy recomendables.

El argumento nos sitúa en Laponia, Finlandia, donde un grupo de científicos que experimentaban en una montaña parecen haber desaparecido. Los habitantes de la zona descubrirán que lo que han encontrado en las entrañas de la tierra es un secreto que llevaban guardando durante años, el Papá Noel original, un sanguinario azotador de niños malos.

Algo ha caído en la trampa
Onni Tommila es el niño protagonista lo hace también como Kåre Hedebrant en la Déjame Entrar original. Frio y silencioso como su entorno, Onni se desenvuelve muy bien en esta historia disparatada y oscura pero con sus momentos de ternura. Jorma Tommila es su padre tanto en la realidad como en la ficción y esa complicidad forma parte de la película.

Creo que has sido malo
Peeter Jakobi es el inquietante ayudante de Santa y Tommi Korpela y Rauno Juvonen son los compañeros del padre que le ayudarán a montar en negocio de venta de Papá Noeles. Como curiosidad, los mismos actores protagonizan los cortos menos Rauno Juvonen que sustituye a Tazu Ovaska y desaparece Otso Tarkela, el Papá Noel al que domestican. Estos datos repletos de nombres finlandeses no creo que os sirvan de nada pero yo me he preocupado en mirarlo, caprichoso que es uno.

Abrígate que refresca
La película tienen sus altibajos pero en general es entretenida. El principio puede que sea demasiado lento y que aburra al público. A mi, personalmente, me gustan estas películas en las que la falta de acción constituye un elemento fundamental de suspense por lo que disfruté mucho con la primera media hora. No así tanto con el final donde creo que se dejan llevar por la fantasía de una historia enloquecida y toda unión con el mundo real desaparece. Aun así remonta con un pequeño epílogo a modo de recuerdo de los cortos ya mencionados.

En conclusión, una peli diferente y arriesgada donde, si nos dejamos llevar por lo que propone, podemos pasar una tarde chachipistachi.
Las galletitas de gengibre resucitan a los muertos
Aquí el tráiler. Si os atrae esta peli os recomiendo un ciclo de cine escandinavo. Empezáis por la noruega Trolljegeren, la mejor película de cámara en mano que he visto, seguís con la sueca Déjame Entrar, una chulada con remake americano, y termináis con esta finlandesa aderezada con unos capítulos de Metalocalypse que nunca vienen mal. Un 7.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada