13/1/12

La Chispa de la Vida

Hoy he visto La Chispa de la Vida, una de parados desesperados, telebasura y teatros romanos.
El cartel es simple pero funciona
Nueva peli de Álex de la Iglesia y primera en la que no mete mano al guión. Lo firma Randy Feldman, el tipo que en su día escribió Tango y Cash y El Negociador de Eddie Murphy. Álex, por su parte, aporta cierto frenetismo y el ligero toque de humor negro que acompaña a todas sus películas. No es porque me caiga bien, que también, pero solo cuando la historia se retuerce y recuerda a otras obras del director bilbaíno, la cosa empieza a funcionar.

La trama nos cuenta la desesperación de Roberto, publicista en paro que ha vivido de las rentas que le dio haber creado el antiguo slogan de Coca-Cola “La Chispa de la Vida”. Ahora no encuentra trabajo y sus antiguos amigos le dan la espalda. Parece que en dos meses tendrá que mudarse a México a vivir en casa de sus suegros con su esposa e hijos. Como un último capricho conduce hasta Cartagena donde estaba el hotel donde pasó su luna de miel. Cuando llega allí descubre que el edificio ha sido destruido para montar un museo sobre un teatro romano que han desenterrado en la zona. Tonteando por el lugar, sufre una absurda caída y se le clava un hierro en la cabeza. Ahora empieza lo interesante.

Mota en trance
José Mota se estrena en el drama y la verdad es que cuesta un poco. No sé si es por él o soy yo, que ya estoy acostumbrado a verle hacer el ganso, pero cada plano de la peli parece el comienzo de un sketch en el que en cualquier momento Mota va a ponerse a dar varazos o vamos a ver a Asno con un hierro en el cogote. El caso es que según avanza la trama esta sensación se diluye un poco hasta terminar de un modo bastante satisfactorio.

Salma Hayek es la mujer del prota y heroína de la historia. Deberá frenar como pueda la avalancha de medios sensacionalistas y mantener la disgnidad de su marido. Hayek hace una interpretación realista y convincente hasta el punto de robar protagonismo a los que la rodean.

Un poquito de por favor Salma
Fernando Tejero hace la mejor interpretación de la película. Publicista sin escrúpulos, vende el accidente de Roberto al mejor postor y no dudará en usar product placement en la escena del drama. Tejero es tan gracioso como cruel y merece las tres películas que estrena cada mes.

Blanca Portillo y Juan Luis Galiardo son la responsable del museo y el alcalde respectivamente. Ambos está sublimes en sus roles de egoístas con trasfondo. Destacan también Carolina Bang, Nerea Camacho, Juanjo Puigcorbé, Eduardo Casanova, Joaquín Climent, Antonio Garrido y Manuel Tallafé en un reparto coral en el que cada uno tiene su lugar en la historia y ayudan a darle sentido al conjunto con logradas interpretaciones. A modo de cameos más o menos cortos encontramos a Santiago Segura, Antonio de la Torre, Javier Gutierrez y el pobre Nacho Vigalondo que se verá repentinamente afectado por el paro.

La chamaquita y el gótico siniestro
El caso es que pese a convencerme gran parte de la trama y gustarme las múltiples interpretaciones que pueblan la peli, hay varias pegas que no me permiten ponerle la nota que me gustaría. El comienzo de la historia es demasiado lento y descafeinado. Hasta que el prota tiene el accidente, parece que estamos viendo una TV movie sobre el paro en España y no me gusta ver a Álex de la Iglesia dirigiendo drama social como un director español cualquiera.

Además el momento del accidente es tan ridículo como lo que llevaba de película. El hecho de que Mota termine arrastrado por los periodistas es inverosímil pero divertido. Vale, eso funciona. Pero que se quede como un conejillo cuando un guarda de seguridad le pega dos gritos, que grande Tallafé, y decida encaramarse a una estatua que, por que sí, está atada a un grúa que se mueve sola, en fin… Creo que se podría hacer todo esto un poquito menos cutre.

José Mota Superstar
Y como esto que acabo de explicar, hay varios detalles similares a lo largo de la peli que me dejaron un poco frío. Aun así, creo que lo bueno sobresale con diferencia por encima de la malo. La escena de Mota sobre los melocotones, hay que verla para entenderlo, es simplemente increíble. También me encantó el plano congelado con el que termina la película, una práctica que de vez en cuando se debería retomar. Con estilo eso sí, como en esta misma.

En conclusión, una película que pese a no empezar demasiado bien, consigue sobrecoger y enganchar al espectador con una historia ficticia pero realista y crítica con la sociedad del momento.
Tejero en el momento más hilarante de la peli
Aquí el tráiler. Es como si Rodrigo Cortés no se hubiese decidido y hubiese mezclado los guiones de Concursante y Enterrado en uno solo. Un 6.

P.D.: La peli la vi realmente el martes pasado en el #estrenotwittero que se sacó de la manga @AlexdelaIglesia al que podíamos asistir gratis todos los que hubiésemos leído su twitt de aviso. Fueron, además del dire, @JoseMotatv, @acapipola y @fertejerom entre otros. Fue una experiencia divertida y espero que se repita, siempre es agradable ver a los artistas sin presiones periodísticas, solo vendiendo la peli a los que ya son fans.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada