4/6/12

Blancanieves y la Leyenda del Cazador (Snow White ant the Huntsman)

Hoy he visto Blancanieves y la Leyenda del Cazador (Snow White ant the Huntsman), una de brujas malísimas, princesas sosas y bosques psicodélicos.

Mejor que Alicia y Crepúsculo sí es pero claro...
Dirige el novato Rupert Sanders y la verdad es que enfrentarse a esta tarea recaudatória sin tener experiencia demuestra valentía o inconsciencia. El caso es que no le ha salido del todo mal la jugada, y eso que competía con Blancanieves (Mirror, Mirror) de el visual Tarsem Singh pero la verdad es que le ha ganado de calle.

La historia no se separa tanto del cuento clásico como cabría esperar e incluso incluye algunos guiños directamente sacados de Blancanieves y los Siete Enanitos de Disney. Todo empieza cuando la madre de Blancanieves muere y su padre se queda triste y solo por lo que decide casarse de nuevo con una jovencita que aparece por el reino. Resulta que la jovencita era una arpía de aúpa y después de matar al padre, encierra a la niña y esquilma al reino durante años. Un buen día la joven se escapa y la reina mandará a todo su ejercito tras ella para conseguir su corazón, el cual parece que es la clave para la eterna juventud de la bruja mala.

Cinco piezas de fruta al día y una siesta
Kristen Stewart y Chris Hemsworth hacen lo que todo el mundo esperaba de ellos, estar. No es que actúen mal, simplemente están ahí, dicen sus frases, llevan vestuario y hacen gestos que más o menos expresan algún sentimiento.

Charlize Theron está reamente bien como mala malísima y consigue que nadie se crea que la pobre Stewart supone una rivalidad en cuanto a belleza. Se queda con casi todo lo bueno de la película como el baño de leche, el momento sanguinolento de los cuervos o esa melena rubia de mala baba muy a lo Cersei. Sam Spruell es el hermano malvado de la bruja y una de las mayores pérdidas de tiempo de la peli ya que sale muchas veces pero para nada.

Thor y sus Oompa Loompas
Los enanos son actores de gran tamaño reducidos con la magia del cine por lo que podemos disfrutar de la presencia de Ian McShane, Bob Hoskins, Ray Winstone, Nick Frost y Toby Jones entre otros. Suponen la parte más cómica de la película aunque, como casi todo, están muy desperdiciados.

El diseño de vestuario y la escenografía es con diferencia lo mejor de la película. La sencillez y firmeza ha ganado también al rococó de Blancanieves (Mirror, Mirror).

¡Tangado haid!
Los momentos psicotrópicos donde hasta los enanos reconocen estar de setas son increíbles. Animalitos, hadas, luces de color… e incluso no se cortan un pelo y ponen al ciervo de La Princesa Mononoke. Esta parte tan exagerada y estrambótica le resultará ridícula a más de uno pero yo me estaba aburriendo tanto con los protas que me hizo despertar y disfrutar de sus locuras durante un rato.

Por lo demás, poco me queda por señalar. Una aventura olvidable por culpa de un ritmo en ocasiones lento donde se abusa de discursos que no se sostienen por la simpleza del relato. Olé.
Así da gusto ser mala
Aquí el tráiler. Pese a que no es un mal intento, repito lo que dije hace unos meses, sigo añorando cuentos mejor contados como La Princesa Prometida, Dentro del Laberinto, Willow o la más actual Stardust. Un 6’25.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada