26/9/12

7 Días en La Habana

Hoy he visto 7 Días en La Habana, una de tentaciones, baile, ron, santería y supervivencia.

Cartel instagram
Leonardo Padura, novelista cubano, es el guionista principal de este conjunto de siete cortos con siete directores y un escenario en común. Cada uno nos cuenta su versión de la ciudad durante un único día y, pese a tener fragmentos menos inspirados, el resultado final es una película interesante llena de personajes y situaciones reales que sudan ron y viven apasionadamente.

Y como cada director y fragmento es de su padre y de su madre, me parece justo hacer una crítica diferenciada de cada corto además de destacar que el resultado final son dos horas muy intensas en Cuba.

El americano bebiendoe Cuba
El Yuma supone el primer trabajo de dirección de Benicio del Toro y la verdad es que no le ha ido nada mal. Cuenta como un joven americano, interpretado por Josh Hutcherson, descubre la ciudad gracias a su taxista y guía. Bueno, en realidad lo que descubre es la noche cubana a base de bebercio y señoritas que parecen hacerse más atractivas conforme avanza el reloj. Un corto divertido y perfecto para empezar la película, presentar el escenario y meterse en situación.

Kusturica con su nuevo colega
Jam Session está dirigido por el argentino Pablo Trapero y protagonizada por el realizador serbio Emir Kusturica. El director de Gato Negro, Gato Blanco se interpreta a sí mismo como invitado de excepción para recibir un premio a toda su carrera. El problema es que a él no le interesa la estatuilla si no conectar con el pueblo, la bebida y la música cubana. Su choffer durante las galas lo pasa francamente mal por las continuas escapadas de su cliente pero acaban de colegueo en una jam session en lo que parece una improbable pero bonita amistad.

Morritos cantando
La Tentación de Cecilia es el fragmento del que se encarga Julio Medem y el más flojo de todos. No porque no consiga disfrutar del director, cosa que por otro lado es cierta, si no porque su historia es la más vista y no me convencen las interpretaciones. Una joven cantante es tentada por un promotor español para dejar la isla y el novio y vivir de su voz al otro lado del charco. El embaucador es Daniel Brühl y me vuelve a parecer poco creíble como cada vez que actúa en español. El efecto Viggo Mortensen lo llaman, interpretes geniales que no te convencen en tu propio idioma. Una pena.

Suleiman no se encuentra
Diary of a Beginner está dirigido y protagonizado por el palestino Elia Suleiman y narra su día mientras espera a que el inagotable comandante termine un discurso. Su completo desconocimiento del idioma y las costumbres del lugar le harán sentirse algo más que extranjero. Extraño, perdido, alienígena. El corto es el resultado de lo que el propio Suleiman sintió cuando viajó a la isla para ver de qué podría tratar su participación en el proyecto.

Antes de desplumar a la gallina
Ritual es la propuesta de Gaspar Noé, realizador de otros experimentos como Enter the Void. El argentino rodó con el mínimo personal necesario y con mucha improvisación esta historia sin diálogos donde unos padres que han descubierto que su hija es lesbiana, deciden llevarla al exorcista del lugar. La música repetitiva y taladrante y el ambiente oscuro y húmedo, llevan al espectador a momentos de trance de los que gustan al director.

"Cosas que son lo que son y también la contrario" Tabío
Dulce Amargo es de el cubano Juan Carlos Tabío y une a algunos personajes de fragmentos anteriores e incluso se permite hacer alguna broma metalingüística muy agradecida. El corto cuenta como una madre de familia sobrevive gracias a la venta de dulces que ella misma hace. Su día a día es ajetreado y agobiante, y más cuando le toca participar como psicóloga en un programa de televisión para hablar de cómo conseguir estabilidad emocional y diferentes trucos para no estresarse. Que su hija esté a punto de montarse en una balsa no ayuda.

After party
La Fuente podría verse como el epílogo perfecto para esta película. El francés Laurent Cantet se encontraba en La Habana rodando otra película cuando conoció a una santera que estaba remodelando su salón para acoger mejor una imagen la Virgen. Cuando le propusieron un corto para este proyecto no dudó y se fue a buscar a la mujer que aceptó gustosa. Lo que vemos en el corto es a Nathalia, Martha en la ficción, y a todos sus vecinos reales preparando en un día una gran fiesta para Oshun, la diosa de los ríos. Todo llevado al extremo, a veces cómico, y a la celeridad de un solo día. Con un reparto callejero, real y volcado en el proyecto, resulta ser el mejor de los siete días en la capital.

En definitiva, la película es muy atractiva y casi todos los tramos funcionan. Cuando algo guste menos, en quince minutos habrá pasado y a por el siguiente, por lo que recomiendo que compréis la entrada a todos los que os sintáis tentados por la isla caribeña del ron y los puros.
Turisteo
Aquí el tráiler. Tiene todas las ventajas y desventajas de las películas pluridirigídas como Four Rooms pero en su conjunto es mas homogénea, como Paris, Je T’Aime. Aun así no puedo perder esta oportunidad de recomendar ¡Vampiros en La Habana!. Un 7’25.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada