20/9/12

Dredd (Dredd 3D)

Hoy he visto Dredd (Dredd 3D), una de malos malísimos, buenos durísimos y cascos feísimos.

Yo vi Dredd 3D en 2D
Pete Travis dirige este nuevo intento de adaptar a la gran pantalla el comic de John Wagner y Carlos Ezquerra. Como desconozco la obra original, la comparación la tengo que hacer con Juez Dredd, el truño de 1995 protagonizado por Stallone. Digamos que supera en todos los aspectos a la tontería de Sly y olvidémonos del todo de esa película.

Dredd se sitúa en un futuro distópico en una ciudad que abarca media Norteamérica. Allí la ley es impuesta por los Jueces, unos tipos que son policía, juez y verdugo todo en uno. La trama nos cuenta como el veterano e implacable Dredd y una novata con poderes mentales, se ven atrapados en un megabloque repleto de malutos.

El casco y Karl Urban ¿quién lleva a quién?
Karl Urban es un tipo que está eligiendo hacer papeles bastante curiosos y que los más freaks ya tenemos en nuestro corazoncito por ser Eomer y el nuevo McCoy. En Dredd simplemente pone el morrito para abajo y dice frases sentencia muy ochenteras. Olivia Thirlby es la nueva en el cuerpo y Lena Headey, Cersei para los amigos, la traficante/asesina/ex prostituta que pondrá en jaque a los agentes de la ley.

Anda que menudo día para empezar hija...
La elección de un argumento que cuente una operación de los Jueces en un solo edificio me parece un acierto absoluto. Me temía otra película donde, en la primera parte de una pretendida saga, se iba a indagar en el por qué de la sociedad y su sistema judicial, así como el origen y méritos del protagonista. Nada de eso, vemos un día en la vida de este macho y punto. Pues genial.

La banda sonora de Paul Leonard-Morgan es muy correcta. Toques electrónicos, ruidos metálicos y demás elementos que ayudan a crear una atmósfera claustrofóbica. Necesario en un bloque de doscientas plantas cerrado a cal y canto y lleno de gente sucia con armas de fuego venga a sudar.

La peñita del lugar
El caso es que Dredd me gusta porque es simple y no pretende ser nada más de lo que es. De hecho su mayor valor es que no contiene muchos de los vicios del cine actual, podría ser una buena cinta de acción de los ochenta o noventa y formar parte de las pelis de mi infancia. Como llega tarde y ya soy un amargado no la recordaré con tanto cariño, pero seguramente la vuelva a ver con ganas en un tiempo.

En definitiva, una de acción potente, violenta y sincera. Nada de falsa moralidad o profundidad forzada. Podría decirse que es justo todo lo contrario que la reciente revisión de Desafío Total.
¡Qué mala eres Cersei!
Aquí el tráiler. Si os gustó la de Stallone esta no tiene nada que ver, y menos mal. Es como meter a Terminator en el Nakatomi Plaza. Una fiesta vamos. 7’75.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada