25/9/12

Si de Verdad Quieres… (Hope Springs)

Hoy he visto Si de Verdad Quieres… (Hope Springs), una sobre la búsqueda de la pasión.

Cartel poco apetecible
David Frankel, director de El Diablo Viste de Prada y la más reciente El Gran Año, estrena su nueva e interesante comedia. Esta vez rebaja aun más los momentos humorísticos para dar protagonismo a la parte dramática de la trama.

El argumento nos cuenta como un matrimonio ha perdido toda la pasión tras treinta años de convivencia. Cariño y el respeto es lo más que pueden darse el uno al otro mientras la monotonía de sus días avanza entre canales de pago y desayunos con periódicos. Kay, la mujer, decide apuntarse a un curso intensivo para arreglar sus problemas de pareja mientras que Arnold, el marido, no entiende qué es lo que tienen que arreglar.

Consejero Carrel
El tema está bien tratado pero es cierto que la película es algo descafeinada y no tiene un público demasiado amplio. Seguramente hubiese caído en el olvido de películas mediocres de no ser por sus dos prodigiosos protagonistas. Tanto Meryl Streep, la triste pero optimista esposa, como su pareja, un Tommy Lee Jones cansado pero que sabe reponerse, están espectaculares en sus papeles de personas perdidas, imperfectas y reales.

Debo mencionar a Steve Carrell que hace un ejercicio de contención importante. No parece él mismo en su rol de terapeuta de parejas. Solo en ocasionales sonrisas forzadas puede verse a Michael Scott.

Ahá, bananas
Una comedia sencilla y positiva que se centra en su trama principal sin andarse por las ramas. Esto lo digo porque casi comparte cartel con la más mediocre ¡Por Fin Solos! de Lawrence Kasdan donde se abordaba el mismo tema, el amor tras la monotonía de los años, pero necesitaba diferentes historietas secundarias y hasta un perro que no apetecía.

En definitiva, una película que se sustenta sobre la sinceridad de su argumento y el genial trabajo de sus dos protagonistas.
Walter Matthau style
Aquí el tráiler. Como ya he dicho recuerda y supera a ¡Por Fin Solos! y es menos intensa, para lo bueno y para lo malo, que Another Year. Un 6’5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada